Donar, donar, donar

Por Elio Marrero

Rafaela Natalia, una de las lideresas de los CDR en el #CP1_Guantánamo, me avisó anoche de la presencia del Banco de sangre móvil en mi consultorio, hoy 28 de octubre.

Personal de un banco de sangre movil en Guantánamo.
La Lic. Ada Ocaña es una de las tres personas que integran un equipo de trabajo en el banco móvil, ella se encarga de captar al donante.

Como el cartero de Pánfilo, con una noticia mala y otra buena me llevé de aquel lugar. La mala: No pude concretar mi aporte pendiente de hace meses por tener la hemoglobina baja, para mal mayor, no pude utilizar mi donación de AB+ para estimular a hombres muchos más jóvenes y fuertes que yo a que no fueran menos, haciendo sus voluntarios aportes. La buena: Me hicieron llamar la atención en medio de tantos ejercicios en el Wushu, sobre mi alimentación, quizás la causa de esa insuficiencia.

Donar sangre es necesario, muy necesario. Pareciera que implica un gran sacrificio una sangría de 500 ml, que el cuerpo se va a debilitar; pero no, todo vuelve a la normalidad en poco tiempo y el gesto muy hermoso.

La forma de explicar esto y lograr que esas donaciones sean masivas y suficientes, merece una gran atención. Una de las cosas que compartía con un funcionario de los CDR esta mañana, era la posibilidad de que a los donantes de sangre, se les facilite la compra de productos como el pollo y el aceite, que no tengan que hacer esas colas. Tal gesto no compensaría el noble aporte, pero serviría de mucho para el voluntario y su familia, así como para el resto de la comunidad, para que tengamos una forma de apreciar el valor de esas personas salvadoras de vidas.

Mi agradecimiento a Ana Ocaña, Milandia Manzanares y a Dayana Frómeta, equipo del Banco Provincial de Sangre, hoy presente en mi comunidad.

Saludos 😉

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.